martes, 17 de octubre de 2017

"Lucas, el médico querido": San Pablo



18 de Octubre San Lucas Evangelista Siglo I
Lucas significa: "luminoso, iluminado" (viene del latín "luce" = luz).
 
 
Autor del tercer Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles
 
 
 
 


Prefacio de la Catena Aurea:

 

San Agustín, De cons. Evang., lib. 1, cap. 2 y 6

Parece que San Lucas se ocupó más singularmente de la descendencia sacerdotal del Señor y de su persona. Por eso se le simboliza en el toro, víctima principal que ofrece el sacerdote.

San Ambrosio, Praefat. in Lucam
El toro es la víctima sacerdotal: así está bien representado por el toro este libro del Evangelio, que empezó por los sacerdotes y terminó por el toro que, tomando sobre sí los pecados de todos, fue inmolado por la vida de todo el mundo. Y San Lucas desenvuelve esta inmolación del toro en una relación más extensa.

 
San Jerónimo
 
El lenguaje de San Lucas, tanto en su Evangelio como en los Hechos Apostólicos, es muy elegante y participa de la elocuencia del mundo. Por lo que añade: "Dios me ha dado una lengua erudita".
 
 
 
San Ambrosio, ut sup
Aunque la Escritura divina prescinde del arte de la mundana sabiduría, porque se apoya más en la ampulosidad y vano aparato de las palabras, que en la razón de las cosas, sin embargo, si alguno busca modelos que imitar, en las Sagradas Escrituras los encontrará. San Lucas, en efecto, siguió cierto orden histórico y nos reveló muchos milagros obrados por el Señor, de suerte que su historia encierra todos los prodigios de sabiduría del Evangelio. ¿Qué cosa hay superior a la sabiduría natural, que el que se haya revelado que el Espíritu Santo ha sido también creador de la Encarnación del Señor? En el mismo libro enseña los preceptos morales, es decir, de qué modo debo amar al enemigo ( Lc 6,27.32.35). Y también preceptos racionales, como cuando leo: "El que es fiel en las cosas pequeñas, lo es también en las grandes" ( Lc 16,10).
 
 
San Eusebio, Hist. ecl., lib. 3, cap. 4
Este, pues, de nación antioqueno, de profesión médico, según la medicina que había aprendido al estar en compañía de los apóstoles y escucharlos, nos dejó dos libros medicinales, no para curar los cuerpos sino la vida. 

De donde prosigue: "Para que yo sepa sostener con la palabra al abatido".


San Jerónimo, sup. Isaiam, cap. 50
Dice haber recibido del Señor la palabra para sostener y atraer a la salvación al pueblo abatido y extraviado.



Expositor Griego
Siendo San Lucas de buen carácter y de gran capacidad, adquirió la ciencia de los griegos. Dado que, dominando perfectamente la gramática y la poesía, alcanzó con toda perfección la retórica y el arte de persuadir, y no careció de los dones de la filosofía; y finalmente, aprendió la medicina, y habiendo gustado de la sabiduría humana bastante, la actividad de su naturaleza aspiró a una sabiduría más elevada. Corrió, pues, hacia Judea, y se acercó a (la Iglesia de) Jesucristo para ver y oír (su doctrina). Y una vez que hubo conocido la verdad, se hizo verdadero discípulo de Jesucristo, permaneciendo mucho tiempo con el Maestro.



Glosa
Por eso se dice: "Despiértame al amanecer (como desde la juventud por la sabiduría del mundo). Dispón mi oído por la mañana (para las cosas divinas), a fin de que escuche al maestro, esto es, al mismo Cristo.
San Eusebio, Hist. ecl., ut sup
Dicen que escribió su Evangelio bajo el dictado de San Pablo, así como San Marcos había escrito el suyo según lo que había oído predicar a San Pedro.
San Juan Crisóstomo, sup. Matth., homil. 4
Cada uno de los dos imitó a su maestro. El uno, como San Pablo, fluyendo como los ríos. El otro, como San Pedro, conciso en sus discursos.
San Agustín, De cons. Evang., lib. 4, cap. 8
Escribieron en un tiempo en el cual alcanzaron la aprobación, no sólo de la Iglesia de Jesucristo, sino también de los mismos apóstoles, que aun vivían. Basten estos preliminares.

  

San Jerónimo resume, en la carta al presbítero Paulino, su juicio sobre este divino Libro en las siguientes palabras: "El Libro de los Hechos de los Apóstoles parece contar una sencilla historia, y tejer la infancia de la Iglesia naciente. Mas, sabiendo que su autor es Lucas, el médico, "cuya alabanza está en el Evangelio" (II Cor. 8, 18), echaremos de ver que todas sus palabras son, a la vez que historia, medicina para el alma enferma".

San Ignacio de Antioquía juzga las herejías de Bergoglio.


San Ignacio de Antioquía

Obispo, mártir, Padre Apostólico

San Ignacio de Antioquía juzga la herética Amoris Laetitia, advirtió que los que corrompen la familia irán al Infierno  al igual que todos los herejes que tuercen la Escritura junto con los cómplices  que le prestan oído:

 

“No erréis, hermanos míos: los perturbadores de las familias no heredarán el reino de Dios. Si, pues, aquellos que han obrado estas cosas según la carne, están muertos, ¿ cuánto más si alguno corrompe, con prava doctrina, la fe de Dios, por la que Jesucristo fue crucificado? Éste, por ser impuro irá al fuego inextinguible; de modo semejante, el que le presta oído”. (Carta a los efesios 16-17)


Matrimonio Sacramental
San Ignacio enseña sobre el matrimonio en la iglesia: "...los varones y las mujeres que deseen casarse, deben realizar su enlace conforme a las disposiciones del obispo..." (Filipenses 5,2).

 

 “No os dejéis engañar con doctrinas extrañas ni con esas viejas fábulas que ya no tienen utilidad”.

denzingerbergoglio.com

 

juzga la idea que tiene Francisco de que los ortodoxos tienen la misión de predicar el Evangelio de Cristo

  • No escuchéis quien no habla de Jesucristo en la verdad

Onésimo mismo eleva muy alto vuestra disciplina en Dios, expresando con sus alabanzas que todos vosotros vivís según la verdad, y que ninguna herejía reside entre vosotros, sino que, por el contrario, vosotros no escucháis a persona alguna que les hable de otra cosa que no sea de Jesucristo en la verdad. Porque algunos hombres con perversa astucia tienen el hábito de tomar para todo el Nombre, pero obrando de otro modo y de manera indigna de Dios; a aquellos, debéis evitarlos como a las bestias salvajes. Son perros rabiosos, que muerden a escondidas. Debéis estar en guardia, pues sus mordeduras esconden una enfermedad difícil de curar. (San Ignacio de Antioquia. Carta a los Efesios, VI, 2; VII, 1)

… juzga los criterios para ser obispo que tiene Francisco

  • El obispo es tipo del Padre Eterno

De la misma manera, que todos respeten a los diáconos como a Jesucristo, tal como deben respetar al obispo como tipo que es del Padre y a los presbíteros como concilio de Dios y como colegio de los apóstoles. (San Ignacio de Antioquía. Carta a los Trallianos, III)

… juzga el hecho de pedir la bendición a herejes y cismáticos

  • No escuchéis quien no habla de Jesucristo en la verdad

Onésimo mismo eleva muy alto vuestra disciplina en Dios, expresando con sus alabanzas que todos vosotros vivís según la verdad, y que ninguna herejía reside entre vosotros, sino que, por el contrario, vosotros no escucháis a persona alguna que les hable de otra cosa que no sea de Jesucristo en la verdad. Porque algunos hombres con perversa astucia tienen el hábito de tomar para todo el Nombre, pero obrando de otro modo y de manera indigna de Dios; a aquellos, debéis evitarlos como a las bestias salvajes. Son perros rabiosos, que muerden a escondidas. Debéis estar en guardia, pues sus mordeduras esconden una enfermedad difícil de curar. (San Ignacio de Antioquia. Carta a los Efesios, VI, 2-VII, 1)

… juzga la idea de Curia Romana que tiene Francisco

  • La Iglesia de Roma, la que tiene la presidencia del amor

Ignacio, que es llamado también Teóforo, a aquella que ha hallado misericordia en la benevolencia del Padre Altísimo y de Jesucristo su único Hijo; a la iglesia que es amada e iluminada por medio de la voluntad de Aquel que quiso todas las cosas que son, por la fe y el amor a Jesucristo nuestro Dios; a la que tiene la presidencia en el territorio de la región de los romanos, siendo digna de Dios, digna de honor, digna de parabienes, digna de alabanza, digna de éxito, digna en pureza, y teniendo la presidencia del amor, andando en la ley de Cristo y llevando el nombre del Padre; iglesia a la cual yo saludo en el nombre de Jesucristo el Hijo del Padre; a los que en la carne y en el espíritu están unidos a cada uno de sus mandamientos, siendo llenos de la gracia de Dios sin fluctuación, y limpiados de toda mancha extraña; salutaciones abundantes en Jesucristo nuestro Dios en su intachabilidad. (San Ignacio de Antioquia. Epístola a los Romanos. Prólogo)

… juzga la idea de obediencia religiosa que tiene Francisco

  • Estar reunidos en la obediencia para ser santificados

Conviene, pues, glorificar en toda forma a Jesucristo, que os ha glorificado a vosotros, a fin de que, reunidos en una misma obediencia, sometidos al obispo y al presbiterio, vosotrosseáis santificados en todas las cosas. (Santo Ignacio de Antioquía. Carta a los Efesios, n. 2)


Contra la herejía judaizante de Bergoglio.

San Ignacio de Antioquía  VI. Pero si alguno propone el Judaísmo entre vosotros no le escuchéis, porque es mejor escuchar el Cristianismo de uno que es circuncidado que escuchar el Judaísmo de uno que es incircunciso. Pero si tanto el uno como el otro no os hablan de Jesucristo, yo los tengo como lápidas de cementerio y tumbas de muertos, en las cuales están escritos sólo los nombres de los hombres. Evitad, pues, las artes malvadas y las intrigas del príncipe de este mundo, no suceda que seáis destruidos con sus ardides y os debilitéis en vuestro amor. Sino congregaos en asamblea con un corazón indiviso. Y doy gracias a mi Dios que tengo buena conciencia de mis tratos con vosotros, y nadie puede jactarse, sea en secreto o en público, de que yo haya impuesto carga para ninguno, sea en cosas pequeñas o grandes. Sí, y ruego a Dios, para todos aquellos a quienes haya hablado, que no transformen mis palabras en testimonio en contra de ellos mismos.


Juzga la blasfemia de Bergoglio que profirió contra la Sangre divina de Cristo.

VI. Que ninguno os engañe. Incluso a los seres celestiales y a los ángeles gloriosos y a los gobernantes visibles e invisibles, si no creen en la sangre de Cristo [que es Dios], les aguarda también el juicio.

Contra la herejía de la indiferencia religiosa que promueve Bergoglio

VI. Os exhorto, pues —aunque no yo, sino el amor de Jesucristo-, que toméis sólo el alimento cristiano, y os abstengáis de forraje extraño, que es herejía; porque estos hombres incluso mezclan veneno con Jesucristo, imponiéndose a los otros con la pretensión de honradez y sinceridad, como personas que administran una porción letal con vino y miel, para que uno no lo reconozca, y no tema, y beba la muerte con un deleite fatal.

VII. Estad, pues, en guardia contra estos hombres. Y será así ciertamente si no os envanecéis y si sois inseparables de [Dios] Jesucristo y del obispo y de las ordenanzas de los apóstoles. El que está dentro del santuario es limpio; el que está fuera del santuario no es limpio; esto es, el que hace algo sin el obispo y el presbiterio y los diáconos, este hombre no tiene limpia la conciencia.(Carta a los trallianos)

IV. Por tanto, es apropiado que no sólo seamos llamados cristianos, sino que lo seamos; tal como algunos tienen el nombre del obispo en sus labios, pero en todo obran aparte del mismo. Estos me parece que no tienen una buena conciencia, por cuanto no se congregan debidamente según el mandamiento. (CARTA SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA A LOS MAGNESIANOS)


La Iglesia -Es una institución divina cuyo fin es la salvación de las almas; quienes se separan de ella se separan de Dios. (San Ignacio de Antioquía, a los de Filadelfia., c. iii

lunes, 16 de octubre de 2017

Sacerdote destruye la Ideología de Género en Paraguay.

El párroco Miguel Martínez,  en Hernandarias (diócesis de Ciudad del Este, en Paraguay),  destruyó  la ideología de género durante su intervención  el pasado 5 de octubre en la Sala Bicameral del Palacio Legislativo de Asunción, donde el Congreso paraguayo debatía sobre la implantación de la ideología de género.
 
 
“1. [Saludos] Buenos días. Les ruego que sepan abstraer la sotana sacerdo...tal de quién les habla porque no he venido a hablarles de biblia o catecismo; vengo a hablarles de cosas que hombres de sentido común pueden comprender.

2. [Transferencia de autoridad] El mal de la Teoría de Género en los programas educativos está en que nuestros niños crecerían creyendo que se puede disociar el pensamiento de la realidad, la autopercepción del dato biológico objetivo. Antes era la realidad la que nos decía que era verdadero y que no. Pero la teoría de género transfiere esta autoridad de la realidad al estado, a los políticos de turno, a las ONGs ideologizadas, o simplemente a los caprichos y desórdenes emocionales de cada uno. La autopercepción o se somete al dato biológico de la realidad o se hace arbitraria y tiránica.

3. [Psicología evolutiva del niño] En los últimos 5 años, en Escocia e Inglaterra, ha aumentado el número de niños que solicitaron tratamiento de cambio de género en 500 y 1000 por ciento, respectivamente. Esto sucede porque un niño, evidentemente, no posee todo el desarrollo psicológico que necesita, y por ende, su autopercepción puede ser frágil. ¿Quién, acaso, no conoce un niño que se autopercibe como Superman, Naruto o alguna Tortuga Ninja? Pero a nadie se le ocurre pensar que un superhéroe se encontraría atrapado en el cuerpo de ese niño, a no ser la perspectiva de género. Ese es el argumento que se propone en cada libro aquí denunciado. El niño piensa como niño hasta que un adulto le enseña a pensar conectándose con la realidad, y solo entonces podrá madurar y ser adulto.

4. [Contradicción en el paraguayo] Oimene alguno opensá hina mbae'ichapa ombo'eta ifamiliakuérape kuimba'e ndaha'eiha kuimba'e ha kuña ndaha'eiha kuña. Kuna ikatu ndaha’ei hina kuna… Para que esta contradicción se anide en la mente de un paraguayo, se lo debe arrancar de su cultura por vía de la reingeniería social del discurso único. (La cual, la prensa ya lo está haciendo de manera muy eficiente).

5. [Denuncias] Nos preguntamos entonces ¿Por qué periodistas muy conocidos y queridos de nuestra gente, tienen exactamente el mismo discurso en estos temas? Ellos fueron educados como paraguayos, pero no piensan como paraguayos. Eso no es accidental y tiene un solo objetivo: instalar ese discurso único y políticamente correcto en pro del género, del aborto y de la destrucción de la familia.

6. [Exigencias] Por eso, todo hombre de bien exige al Estado Paraguayo que escuche a su pueblo y rechace rotundamente toda ley, tratado, convenio o programa educativo que promueva la anticientífica, antinatural y, por ello, inmoral perspectiva de género.

Muchas gracias.

Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

"Cuando te levantes, entra en el Sagrado Corazón de Jesús y conságrale tu cuerpo, tu alma, tu corazón y tu ser por completo, para solamente vivir por su amor y gloria."


Consagración al Sagrado Corazón de Jesús
- Santa Margarita María de Alacoque

Me entrego, y al Sagrado Corazón de Nuestro Señor
Jesucristo consagro sin reservas, mi persona, mi vida,
mis obras, mis dolores y sufrimientos. Me comprometo a
no usar parte alguna de mi ser sino es para honrar, amar
y glorificar al Sagrado Corazón. Este es mi propósito
inmutable: ser enteramente suyo y hacer todas las cosas
por su amor. Al mismo tiempo renuncio de todo corazón a
todo aquello que le desagrade.
Sagrado Corazón de Jesús, quiero tenerte como único objeto de mi amor. Se pues, mi protector en esta vida y garantía de la vida eterna. Se fortaleza en mi debilidad e inconstancia.
Se propiciación y desagravio por todos los pecados de mi vida.
Corazón lleno de bondad, se para mí el refugio en la hora de mi muerte y mi intercesor ante Dios Padre. Desvía de mí el castigo de Su justa ira. Corazón de amor, en Ti pongo toda mi confianza. De mi maldad todo lo temo. Pero de tu Amor todo lo espero. Erradica de mí, Señor, todo lo que te disguste o me pueda apartar de Ti. Que tu amor se imprima tan profundamente en mi corazón que jamás te olvide yo y que jamás me separe de Ti.
Señor y Salvador mío, te ruego, por el amor que me tienes, que mi nombre esté profundamente grabado en tu sagrado Corazón;
que mi felicidad y mi gloria sean vivir y morir en tu servicio. Amén
 
 
"Nuestro corazón es tan pequeño, que no caben en él dos amores; y habiendo sido creado sólo para el divino, no puede tener descanso cuando se halla con otro."

 

Santa Margarita María de Alacoque juzga las herejías de Bergoglio.



 
  • Santa Margarita María de Alacoque: "Basta amar al Santo de los Santos, para llegar a ser santos"
 
En cambio el heresiarca Bergoglio dice lo contrario: 
 «Si uno no peca, no es un hombre».
‘Dios no puede ser Dios sin el hombre’



  • Santa Margarita María de Alacoque:  "La cruz es en este mundo el patrimonio de los escogidos".
  • "Nada quiero sino tu Amor y tu Cruz, y esto me basta para ser Buena Religiosa, que es lo que deseo."

Bergoglio por lo contrario se burla de la Cruz de Cristo y acusa a Dios Padre de injusto. Blasfemia: "¿Dios es injusto? Sí, fue injusto con su Hijo cuando lo mandó a la cruz".


 
 
Los masones odian la Cruz de Cristo y la pisotean.
Bergoglio: "El Viacrucis es la historia del fracaso de Dios".

El Heresiarca Bergoglio maliciosamente refiere: “Ayer llamé por teléfono a un joven con una enfermedad grave. Se trata de un joven culto, un ingeniero. Hablando con él, para dar un signo de fe, le dije: ‘no hay explicación para lo que te sucede. Mira a Jesús en la cruz. Mira lo que hizo Dios con su hijo. No hay otra explicación’. Y él contestó: ‘Sí, pero a Él se lo pidieron, y dijo que sí. Sin embargo, a mí nadie me ha preguntado si quería esta cruz, y yo no he dicho que sí’”. Bergoglio respondió:  “a ninguno de nosotros nos han preguntado si estamos dispuestos a ir adelante con nuestra cruz, y sin embargo tenemos que portarla. Y entonces la fe en Jesús se viene abajo”.
 

  • Santa Margarita María de Alacoque: “Acérquense al Tabernáculo del Rey de amor...vengan, llevándole gozosos, como ofrenda de apostolado, las dolencias.. Ofrézcanle como rico tesoro las flaquezas dolorosas de la salud quebrantada.. Preséntenle este precioso obsequio, y colocándolo en la herida de su Corazón adorable, díganle con toda resignación, con celo ardiente y con amor apasionado: 'Acepto Señor, la gloria incomparable de ser una partícula de la Hostia redentora que eres Tú mismo, Jesús. Pero, en recompensa, sana las almas enfermas, y en cambio de este nuestro Calvario, sube al Tabor de tu gloria, Jesús'."  “Siempre que te suceda algo penoso, aflictivo, injurioso, di a ti mismo: «Acepta lo que te manda el sagrado Corazón de Jesucristo para unirte a sí».


  • Santa Margarita María de Alacoque: ¡Oh, aprended, pues, ante todo, la ciencia sublime de sufrir.., sí, de sufrir amando y de cantar sufriendo para gloria del Divino Corazón.!
  • "El mayor bien que podemos tener en esta vida es la conformidad con Jesucristo en sus padecimientos".

sábado, 14 de octubre de 2017

Santa Teresa de Jesús juzga las herejías de Bergoglio




"¿Y la vieja andaba con esto?": Refiriéndose el heresiarca Bergoglio a la reliquia del bastón de Santa Teresa de Ávila -Doctora de la Iglesia.


Santa Teresa de Ávila, se opuso a la herejía luterana y llamó al luteranismo “esa desventurada secta”, estableció su primera fundación de monjas carmelitas en Ávila para curar “este terrible mal” trayendo “algún alivio a nuestro Señor.” «Así -decía Santa Teresa-, siendo todos nosotros empleados en interceder por los campeones de la Iglesia y los predicadores y teólogos  que la defienden,  ayudamos en lo que es posible a Nuestro Señor que es atacado con tanta crueldad…»  
 
En este tiempo me llegaron noticias de los daños de Francia y del estrago que habían causado los luteranos y el crecimiento de esta desventurada secta. Me causó mucha aflicción y, como si yo pudiera hacer algo o fuera alguien, lloraba con el Señor y le suplicaba que remediara tanto mal. Creo que estaría dispuesta a dar mil vidas por salvar una sola alma de las muchas que allí se perdían.

“...el daño de las herejías por donde se pierden tantas almas”.
 
El fin para que se fundó  esta Orden  y el celo con que la Madre  Teresa la fundó  fue para resistir a los herejes y convertir a los gentiles e infieles a la fe.



Santa Teresa sobre las profanaciones de los Luteranos:
“Y ya que su santo Hijo nos dio un medio tan bueno para que le podamos ofrecer en sacrificio muchas veces, que valga tan precioso don para que se detenga tan grandísimo mal y tantas profanaciones como se hacen entre los luteranos en los lugares sagrados donde moraba este santísimo Sacramento, dejando deshechas las iglesias, perdidos tantos sacerdotes y suprimidos los sacramentos. (C 35, 3)”.



“En la fe me hallo, a mi parecer, con mucha mayor fortaleza. Me parece que me pondría yo sola contra todos los luteranos a hacerles entender su error. Siento mucho la perdición de tantas almas. Veo muchas que conozco claramente que Dios ha querido que se hayan aprovechado por mi medio... (Cc 3ª, 8)”.

 


Las prioridades del heresiarca  Bergoglio estaban en celebrar la herejía Luterana, cuando se celebró  en España el V Centenario de la Santa.

 
Heresiarca Bergoglio: Dios no condena porque nos ama con ternura.
 
 
Santa Teresa de Ávila:  En su autobiografía describe una visión divina sobre los castigos y penas del Infierno.

“Un día, mientras estaba en oración, de repente me encontré sumida en el Infierno. Me di cuenta de que el Señor me quería llevar a dar un vistazo sobre a donde conduce una vida de pecado. … La entrada al infierno parecía un largo, estrecho callejón o un horno bajo y oscuro. El suelo estaba cubierto de barro sucio que emitía un hedor nocivo. Había un enjambre de bichos repugnantes.

“Pero a continuación tuve una visión de cosas espantosas, entre ellas el castigo de algunos vicios. Al verlos, me parecían mucho más terribles […]. Oír hablar del infierno no es nada, como tampoco el hecho de que haya meditado algunas veces sobre los distintos tormentos que procura (aunque pocas veces, pues la vía del temor no está hecha para mi alma) y con las que los demonios torturan a los condenados y sobre otros que he leído en los libros; no es nada, repito, frente a esta pena, es una cosa bien distinta. Es la misma diferencia que hay entre un retrato y la realidad; quemarse en nuestro fuego es bien poca cosa frente al tormento del fuego infernal. Me quedé espantada y lo sigo estando ahora mientras escribo, a pesar de que hayan pasado casi seis años, hasta el punto de sentirme helar de terror aquí mismo, donde estoy” […].

“Esta visión me procuró también una grandísima pena ante el pensamiento de las muchas almas que se condenan (especialmente las de los luteranos que por el bautismo eran ya miembros de la Iglesia) y un vivo impulso de serles útil, estando, creo, fuera de dudas de que, por liberar a una sola de aquellos tremendos tormentos, estaría dispuesta a afrontar mil muertes de buen grado” […].


 
 
“Buen castigo se han ganado con sus propias manos y bien se han merecido por sus deleites fuego eterno. ¡Allá se lo hayan!,aunque no se me deja de quebrar el corazón ver tantas almas como se pierden. (C 1, 4).” Camino de perfección.

Santa Teresa de Jesús cuenta:
 
“Un día murió cierta persona, que había vivido harto mal y por muchos años. Murió sin confesión, mas con todo esto no me parecía a mí que se había de condenar Estando amortajando el cuerpo, vi muchos demonios tomar aquel cuerpo y parecía que jugaban con él... Cuando echaron el cuerpo en la sepultura, era tanta la multitud de demonios, que estaban dentro para tomarle, que yo estaba fuera de mí de verlo y no era menester poco ánimo para disimularlo.
Consideraba qué harían de aquel alma, cuando así se enseñoreaban del triste cuerpo. Ojalá el Señor hiciera ver esto que yo ví a todos los que están en mal estado, que me parece fuera gran cosa para hacerlos vivir bien” (Vida 38,24).


 


Santa Teresa de Jesús


“¡Oh, Cristianos! Tiempo es de defender a vuestro Rey y de acompañarle en tan grande soledad, que son muy pocos los vasallos que le han quedado y mucha la multitud que acompaña a Lucifer; y lo que es peor, es que se muestran amigos en lo público y véndenle en lo secreto; casi no halla de quien se fiar”.


Santa Teresa de Jesús: "El amor de Dios no ha de ser fabricado en nuestra imaginación, sino probado por obras." 


Otras herejías de Bergoglio juzgadas por Santa Teresa de Ávila


Entendí bien cuán más obligados están los sacerdotes a ser buenos que otros, y cuán recia cosa es tomar este Santísimo Sacramento indignamente, y cuán señor es el demonio del alma que está en pecado mortal. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la Vida)




Sufrimiento:


Parece, Señor, que probáis con rigor a  quien os ama, para que en la mayor intensidad del sufrimiento se manifieste la mayor intensidad de vuestro amor.

Sobre los confesores Santa Teresa de Ávila enseña:

  • Creo que hubiera sido fiel a la oración con el favor de Dios, si hubiera tenido un buen maestro o una persona que me aconsejara que debía huir de las ocasiones de pecado y me hiciera salir de ellas pronto, cuando hubiera caído (V 4, 9). 
  • La primera piedra del edificio de la santidad es la limpia conciencia, luchando con todas vuestras fuerzas incluso contra los pecados veniales, buscando siempre lo más perfecto. Podéis creer que esto lo sabe cualquier confesor, pero no es así; a mí me acaeció tratar cosas de conciencia con uno que había estudiado todo el curso de teología y me hizo mucho daño, en cosas que me decía que no eran nada; y lo mismo me ocurrió con dos o tres.


  • Este tener luz para guardar la ley de Dios con perfección es todo nuestro bien; sobre esto asienta bien la oración; sin este cimiento fuerte, todo el edificio se construye en falso.





Santa Teresa de Ávila advierte sobre la obstinación en el pecado mortal:

De pecado con plena advertencia por pequeño que sea Dios nos libre. Yo no se cómo nos atrevemos a enfrentarnos con tan gran Señor, aunque sea en muy poca cosa. Tanto más cuanto no hay cosa pequeña contra una tan gran Majestad y sabiendo que nos está mirando. Esto es lo que yo entiendo por pecado deliberado, y es como si le dijéramos: "Señor, aunque no os guste haré tal cosa; ya se que lo veis y se que no queréis que lo haga, pero prefiero seguir mi capricho y gusto que vuestra voluntad (C 41, 3).


Cuando un mundano está muy tranquilo estando metido en grandes pecados y sosegado en sus vicios y la conciencia no le remuerde de nada, esta paz ya es señal de que el demonio y él son amigos (Mdt C 2, 1). 





Aunque el mismo sol que le daba tanto resplandor y hermosura todavía está en el centro del alma, para recibir su luz y hermosura es como si allí no estuviese, siendo tan capaz el alma de gozar de Su Majestad, como lo es el cristal para que resplandezca en él el sol. Nada le aprovecha. Y por eso todo lo que haga estando en pecado mortal es de ningún fruto para alcanzar gloria. Porque al no proceder las buenas obras de aquel principio que es Dios de donde nuestra virtud es virtud, no pueden ser agradables a sus ojos pues, en fin, la intención del que hace un pecado mortal no es contentarle sino agradar al demonio que, como es las mismas tinieblas, así la pobre del alma queda hecha una misma tiniebla (I M 2, 1).


¡Oh, que no entendemos que el pecado es una guerra campal contra Dios de todos nuestros sentidos y potencias del alma!; el que más puede más traiciones inventa contra su Rey (E 14).




 

https://denzingerbergoglio.com/santa-teresa-de-jesus/

… juzga la idea de gracia que tiene Francisco

  • Las gracias no son secretas; ellas dan voces que hacen mucho ruido

Diréisme que en qué veréis que tenéis estas dos virtudes tan grandes. Y tenéis razón, porque cosa muy cierta y determinada no la puede haber; porque siéndolo de que tenemos amor, lo estaremos de que estamos en gracia. Mas mirad, hermanas: hay unas señales que parece los ciegos las ven; no están secretas; aunque no queráis entenderlas, ellas dan voces que hacen mucho ruido, porque no son muchos los que con perfección las tienen, y así se señalan más. (Santa Teresa de Jesús. Camino de Perfección, cap. 40, n. 2)


  • La Santísima Trinidad puede actuar sensiblemente en las almas en gracia

El martes después de la Ascensión, habiendo estado un rato en oración después de comulgar con pena, porque me divertía de manera que no podía estar en una cosa, quejábame al Señor de nuestro miserable natural. Comenzó a inflamarse mi alma, pareciéndome que claramente entendía tener presente a toda la Santísima Trinidad en visión intelectual, adonde entendió mi alma por cierta manera de representación, como figura de la verdad, para que lo pudiese entender mi torpeza, cómo es Dios trino y uno; y así me parecía hablarme todas tres Personas, y que se representaban dentro en mi alma distintamente, diciéndome que desde este día vería mejoría en mí en tres cosas, que cada una de estas Personas me hacían merced: la una en la caridad y en padecer con contento, en sentir esta caridad con encendimiento en el alma. Entendí aquellas palabras que dice el Señor: que estarán con el alma que está en gracia las tres divinas Personas, porque las veía dentro de mí por la manera dicha. (Santa Teresa de Jesús. Las Relaciones, cap. 16, p. 45)
  • La seguridad de la gracia viene de la buena conciencia

Sobre el temor de pensar si no están en gracia: “Hija, muy diferente es la luz de las tinieblas. Yo soy fiel. Nadie se perderá sin entenderlo. Engañarse ha quien se asegure por regalos espirituales. La verdadera seguridad es el testimonio de la buena conciencia; mas nadie piense que por sí puede estar en luz, así como no podría hacer que no viniese la noche, porque depende de mí la gracia. El mejor remedio que puede haber para detener la luz, es entender que no puede nada y que le viene de mí; porque aunque esté en ella, en un punto que yo me aparte, vendrá la noche. Esta es la verdadera humildad, conocer lo que puede y lo que yo puedo. (Santa Teresa de Jesús. Las Relaciones, cap. 28, p. 45)

… juzga la idea de Francisco de que el pecado hace parte de la vida religiosa

  • La falta de perfección de los religiosos es causa de muchos males en la Iglesia

¡Oh grandísimo mal, grandísimo mal de religiosos -no digo ahora más mujeres que hombres- adonde no se guarda religión!, adonde en un monasterio hay dos caminos: de virtud y religión, y falta de religión, y todos casi se andan por igual; antes mal dije, no por igual, que, por nuestros pecados, camínese más el más imperfecto; y como hay más de él, es más favorecido. Usase tan poco el de la verdadera religión, que más ha de temer el fraile y la monja que ha de comenzar de veras a seguir del todo su llamamiento a los mismos de su casa, que a todos los demonios; y más cautela y disimulación ha de tener para hablar en la amistad que desea tener con Dios, que en otras amistades y voluntades que el demonio ordena en los monasterios. Y no sé de qué nos espantamos haya tantos males en la Iglesia, pues los que habían de ser los dechados para que todos sacasen virtudes, tienen tan borrada la labor que el espíritu de los santos pasados dejaron en las religiones. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la Vida, cap. 7, n. 5)

… juzga la idea que Francisco tiene sobre el sufrimiento humano

  • Dios no santifica a nadie sin hacerlo sufrir

Imaginarse que Dios va a llevar a la santidad sin hacerlo pasar a uno por muchos sufrimientos es una ilusión y un disparate. (Santa Teresa de Jesús citada por San Alfonso María de Ligorio. Práctica del amor a Jesucristo, p. 67-68)

… juzga la idea de que los cristianos deben abajarse siempre que tiene Francisco

  • Humildad es andar en verdad

Una vez estaba yo considerando por qué razón era nuestro Señor tan amigo de esta virtud de la humildad, y púsoseme delante, a mi parecer sin considerarlo, sino de presto, esto: que es porque Dios es suma Verdad, y la humildad es andar en verdad, que lo es muy grande no tener cosa buena de nosotros, sino la miseria y ser nada; y quien esto no entiende, anda en mentira. A quien más lo entienda agrada más a la suma Verdad, porque anda en ella. (Santa Teresa de Jesús. Castillo interior o Moradas, Moradas sextas, c. 10, n. 7)

… juzga la idea de que nuestros pecados nos aproximan de Jesucristo que tiene Francisco

  • Jesucristo se hace presente incluso en las manos del enemigo

Llegando una vez a comulgar, vi dos demonios con los ojos del alma más claro que con los del cuerpo, con muy abominable figura. Paréceme que los cuernos rodeaban la garganta del pobre sacerdote, y vi a mi Señor con la Majestad que tengo dicha puesto en aquellas manos, en la Forma que me iba a dar, que se veía claro ser ofendedoras suyas, y entendí estar aquel alma en pecado mortal. ¿Qué sería, Señor mío, ver vuestra hermosura entre figuras tan abominables? […] Díjome el mismo Señor que rogase por él, y que lo había permitido para que entendiese yo la fuerza que tienen las palabras de la consagración, y cómo no deja Dios de estar allí por malo que sea el sacerdote que las dice, y para que viese su gran bondad, cómo se pone en aquellas manos de su enemigo, y todo para bien mío y de todos. Entendí bien cuán más obligados están los sacerdotes a ser buenos que otros, y cuán recia cosa es tomar este Santísimo Sacramento indignamente, y cuán señor es el demonio del alma que está en pecado mortal. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la Vida, 38, 23)

… juzga la idea de obediencia religiosa que tiene Francisco

  • Quien no practica la obediencia no será buen contemplativo ni buen activo

Digo que quien estuviere por voto debajo de obediencia y faltare no trayendo todo cuidado en cómo cumplir con mayor perfección este voto, que no sé para qué está en el monasterio; al menos yo le aseguro que mientras aquí faltare, que nunca llegue a ser contemplativo, ni aun buen activo; y esto tengo por muy muy cierto. (Santa Teresa de Jesús. Camino de Perfección, cap. 29, n. 6)